Buscar en
Buscar
  > Consejos
Cómo empezar a luchar contra la depresión 
Fecha última actualización: 24/01/2003

Mujer sentada mirando a lo lejos
La depresión es una enfermedad, con sus propios síntomas y signos de alarma; el carácter emocional o mental de ellos puede traer consigo un cambio notable en el comportamiento de la persona que sufre depresión.

Sin embargo, no hay que confundir esta enfermedad psiquiátrica con días de tristeza o días malos; la depresión supone cosas como estas:

- sentimiento de tristeza
- disminución del interés por las cosas
- dificultad para disfrutar con las actividades cotidianas
- no tener ganas de relacionarse con los demás
- perder o ganar peso
- padecer alteraciones del sueño
- tener dificultades para mantener una conversación
- tener falta de energía o sensación constante de cansancio
- sentirse culpable o inútil
- tener problemas para concentrarse o tomar decisiones
- tener pensamientos suicidas

Ante la aparición de varios de estos síntomas, lo mejor es acudir al médico, el cual podrá estudiar su caso en profundidad y optar por un tratamiento si es necesario. Sin embargo, en sus manos también está combatir los principios de esta enfermedad para sentirse mejor y evitar que influya en su relación con los demás:

SEA REALISTA: En su vida diaria y sus aspiraciones deben figurar metas asequibles, realistas, aquellas a las que se puede llegar. No sea demasiado exigente consigo mismo ni con los demás, piense que no todo tiene por qué ser perfecto ni su rendimiento debe ser el máximo en todo momento.

ACEPTE AYUDA: Cuando vea que usted solo no puede con todo, no dude en pedir ayuda. Cada grupo de personas que le rodea puede ofrecerle un tipo de ayuda: sus amigos y familia pueden darle cariño; su médico, atención profesional, etc.

AYUDE A SU PAREJA: Si usted tiene depresión, a su pareja le puede resultar difícil el acercarse a usted y ayudarle. Procure trabajar codo con codo y hacer que ambos sientan que son un equipo.

HABLE ABIERTAMENTE: No esconda sus sentimientos y preocupaciones, ya que si no exterioriza lo que le preocupa o entristece puede agravar la depresión, y no podrá recibir ayuda de los demás.

CONTROLE SUS SENTIMIENTOS: Los sentimientos contradictorios son muy habituales en personas depresivas; sea consciente de ello y tómese un tiempo antes de reaccionar, analice pausadamente sus sentimientos y las razones para estar así.

IDENTIFIQUE Y AFRONTE COMPORTAMIENTOS NEGATIVOS: La depresión suele traer consigo una actitud negativa, triste, frustrada; asuma esta situación como algo relacionado con la enfermedad y comprenda que estas reacciones provoquen comportamientos similares en los demás; tal vez estén intentando ayudarle a superar un mal momento y una reacción agresiva por su parte puede desencadenar una respuesta similar. Conforme disminuyan estos sentimientos negativos, notará que los demás también hacen lo mismo.

COMPARTA SU TIEMPO Y ACTIVIDADES: Dedíquese tiempo a usted mismo, entienda que sus necesidades son tan importantes como las de cualquier persona a su alrededor; procure satisfacerlas sin afectar negativamente a los demás.

NO CONVIERTA A SU FAMILIA NI SU TRABAJO EN DIANAS DE LA ENFERMEDAD: Los familiares no deben ser la diana de la depresión, sino una fuente de apoyo y cariño; tampoco el trabajo debe ser un foco de angustia, aproveche la relación con compañeros de trabajo para obtener de ellos integración y autoestima.

La comunicación es indispensable para abrir una vía de escape ante la depresión. Cuando se padece esta enfermedad, hay que realizar verdaderos esfuerzos para transmitir a los demás cómo se siente el afectado. Pero optar por ciertas pautas a la hora de hablar sobre los problemas puede servir de ayuda:

1.- RELAJACIÓN: Relajarse antes de una conversación sobre algún problema es un buen consejo, ya que ayuda a abordar el tema sin alterarse y con calma, entendiendo mejor los argumentos del otro.

2.- TIEMPO Y LUGAR: Hay que buscar un momento adecuado y un espacio donde hablar sobre las cosas sin interrupciones. Resulta muy útil pactar el tiempo que debe hablar cada persona para que no se pisen las argumentaciones.

3.- IDENTIFICACIÓN DEL PROBLEMA: Hay que centrarse en el problema y ser directo; si hay varias cuestiones, tratarlas sucesivamente; no es conveniente ni mezclar los temas ni personalizar el problema o culpar al otro. Tampoco es una buena alternativa sacar a relucir temas del pasado.

4.- CONEXIÓN: Es conveniente mirarse durante la conversación; ayuda a conectar psicológicamente con el otro; los gestos y miradas son muy importantes en cualquier conversación.

5.- PACTO: Se debe pactar el hecho de parar la conversación antes de que se convierta en pelea; en ese momento, es mejor salir a dar un paseo y retomar la conversación cuando los ánimos estén más calmados. No se debe gritar ni insultar o atacar verbalmente.

6.- COMPRENSIÓN: La discusión no debe acabar hasta que las partes hayan comprendido perfectamente las conclusiones a las que se ha llegado o los argumentos del otro.

7.- SOLUCIONES Y APOYO MUTUO: Se debe intentar buscar una salida al problema, confiar en el otro y buscar apoyo para conseguir lo propuesto poco a poco. No hay que desanimarse, ya que una conversación puede no ser suficiente para solucionar la situación, pero es un paso más hacia delante.
 
Enlaces relacionados con este consejo
Depresion.infoValoración:6Valoración:6Valoración:6 [Ir]
NOAH: depresionValoración:8Valoración:8Valoración:8Valoración:8 [Ir]
Depresion.comValoración:6Valoración:6Valoración:6 [Ir]

Consejos relacionados
- ¿Ansiedad?, no gracias
- Decir adios a la astenia y el cansancio crónico
- Técnicas de relajación contra el estrés
- Prepararse mentalmente para enfrentarse al estrés
- Estrés: el mal del siglo XXI

Noticias relacionadas
- El 35% de los pacientes que padecen epilepsia en España presentará trastornos depresivos a lo largo de su vida
- Tener una personalidad ansiosa hace que atendamos de modo diferente a lo que sucede
- La soledad puede ser contagiosa
- Uno de cada dos casos de depresión no se diagnostica
- Un nuevo método predice el 80% de los casos de depresión después del parto

Reportajes relacionados
- Relajación. Programa para su aprendizaje y puesta en práctica.
- El acné, ¡en guardia contra el espejo!
- La condena de todo adolescente: el acné
- La ansiedad, ¿Miedo a ser uno mismo?
- ¿La ansiedad en tiempos de exámenes? Batalla librada por todo estudiante

Valoración: 1 (Muy Mal)Valoración: 2 (Mal)Valoración: 3 (Normal)Valoración: 4 (Buena)Valoración: 5 (Muy Buena)
Valoración: 5 (nº votos: 2)Valoración: 5 (nº votos: 2)Valoración: 5 (nº votos: 2)Valoración: 5 (nº votos: 2)Valoración: 5 (nº votos: 2)  


Eventos
Abril 2020
L
M
X
J
V
S
D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3

Cusos y ayudas


Ir a buscador

Cómo colaborar con Educar en Salud

© Educar en salud 2011 - Aviso Legal - Politica de Privacidad