Buscar en
Buscar
  > Noticias
Jueves, 17 de junio de 2010
Quienes son más antisociales conceden mayor importancia al logro de popularidad ante los demás.
Los adolescentes quieren terminar sus estudios y emanciparse 

Adolescente. Fotografia cedida por el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa http://recursos.cnice.mec.es/bancoimagenes2/buscador/ind
Muchacha adolescente sonriendo.
(SINC. Servicio de Información y noticias Científicas.)
Las metas a las que dan más importancia los adolescentes son las emancipativas o profesionales y las educativas, es decir, las relacionadas con finalizar los estudios y logros académicos, explica a SINC Laura López Romero, coautora del estudio junto a Estrella Romero, e investigadora de la USC.

“Las metas antisociales serían engañar, robar o saltarse las reglas de la ley pero tomadas no solo como medio para lograr un fin, sino como fin en sí mismas. Es decir, el hecho de participar en este tipo de comportamientos constituye una meta para los adolescentes porque les permite el logro de reconocimiento social así como el establecimiento de una identidad y reputación antisocial que les reporta cierta popularidad ante los demás”, afirma López Romero.

El objetivo del trabajo que acaba de publicar el Spanish Journal of Psychology era analizar cómo se estructuran las metas de los adolescentes y qué relación existe entre éstas y la conducta antisocial, a partir de cuestionarios entregados en seis centros de enseñanza pública de la comunidad gallega sobre una muestra de 488 participantes de entre 12 y 18 años.

El alumnado debía valorar la importancia que le daba a cada meta, en una escala de seis alternativas. “Luego analizamos la implicación de los jóvenes en conductas antisociales”, puntualiza la experta. El estudio parte de los datos. Las investigadoras también analizaron los roles de género en la relación metas-conducta antisocial.

El condicionamiento de los roles de género

De los adolescentes entrevistados, 233 eran chicos (47,8 %) y 254 chicas (52,2%). “Las diferencias que se observan entre ambos grupos son muy clásicas. Las chicas dan más importancia a metas de tipo educativo y relacionadas con aspectos interpersonales-familiares, mientras que los chicos establecen más metas antisociales o relacionadas con logros deportivos”, declara López Romero.

La única variable que no presenta diferencia alguna son las metas emancipativas. “Las aspiraciones de ambos grupos para lograr autonomía y libertad están igualadas”, apunta la experta.

Referencia bibliográfica:

Laura López Romero, Estrella Romero. ‘Goals during Adolescence and their Relationship with Antisocial Behavior’, Spanish Journal of Psychology 13 (1): 166-177, mayo 2010.


 

Noticias relacionadas
- Los pediatras atienden más casos de trastornos de conducta alimentaria
- El 44% de los padres de adolescentes que consumen alcohol desconoce esta costumbre de su hijo
- El 8% de los universitarios españoles sufre miedo irracional a no llevar encima el móvil
- Los rasgos de personalidad predicen desde la infancia la predisposición a un consumo abusivo de alcohol
- Un programa informático para reducir la ingesta de alcohol en adolescentes

Reportajes relacionados
- Proyecto SIFKaL, cuando la mejor protección ante los peligros de Internet se encuentra en la propia mente
- El acné, ¡en guardia contra el espejo!
- ¿Es normal que me duela tanto la menstruación?
- Anorexia: al otro lado del espejo
- El suicidio y los adolescentes

Valoración: 1 (Muy Mal)Valoración: 2 (Mal)Valoración: 3 (Normal)Valoración: 4 (Buena)Valoración: 5 (Muy Buena)
 

Eventos
Abril 2021
L
M
X
J
V
S
D
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2

Cusos y ayudas


Ir a buscador

Cómo colaborar con Educar en Salud

© Educar en salud 2011 - Aviso Legal - Politica de Privacidad